Mantenimiento y fumigación de jardines

Realizar una fumigación general periódicamente es muy importante para el cuidado de nuestro jardín, Fumiplagas  recomienda realizar una fumigación, por lo menos una vez al año.

Las plagas se alimentan de las plantas causándoles daños que muchas veces resultan ser irreparables.

Existe una gran variedad de productos químicos para realizar los tratamientos de fumigación.

También podemos realizar tratamientos de control biológicos colocando plantas que alejan a las plagas:

– Las plantas o hierbas aromáticas, alejan a todo tipo de moscas, pulgones y arañas. (la ruda, el romero, la lavanda o la salvia, menta, tomillo o estragón)

Las plagas más comunes de nuestros jardines son:

  •  Los pulgones.

Los podemos prevenir en los rosales o en frambuesas;  si sembramos a su lado menta, o tacto de reina que plantado al lado de rábanos o debajo de árboles frutales.

  • Las moscas de las zanahorias.

Que se repelen con el romero.

  • Las chinches .

También se repelen con tacto de reina.

  • Las hormigas.

Colocando plantas de sésamo en los extremos de las hileras de las huertas, poner sal gorda creando una barrera, o poner zumo de limón.

El mantenimiento y la fumigación de jardines es esencial. Regar, trasplantar, decorar y podar plantas son las actividades básicas para que un jardín se mantenga en un estado limpio y decorativo.

El riego de plantas es importante teniendo en cuenta que el agua debe calar al menos 15 cm para humedecer también las raíces. En horarios que no de el sol, para evitar que se nos pueda quemar la planta.

Abonos y fertilizantes caseros: cenizas de leña o borra de café. Es necesario abonar el seto al menos una vez por temporada de crecimiento.